domingo, 17 de febrero de 2008

“Los crímenes de Oxford”: El único crimen perfecto no es aquel que queda sin resolver, sino el que se resuelve con un falso culpable.

He de reconocer mi pasión, casi enfermiza, por cualquier libro o película de intriga detectivesca. Los devoro sin compasión, quizás por aquello de sentirme una especie de Sherlock Holmes y lograr desenmascarar al malo antes del desenlace final.

Por tanto, era obvio que “Los crímenes de Oxford” ocuparía un lugar privilegiado entre mis elecciones filmatográficas por aunar todos los ingredientes necesarios para mi próxima incursión holmesiana y, ciertamente, es que la trama no me ha defraudado en absoluto, con toda probabilidad porque las matemáticas y yo hemos mantenido una relación tormentosa desde siempre.

¿Cómo resolver una sucesión de crímenes partiendo de enunciados matemáticos? Yo no lo sé, pues aún sigo con lo de “Pablo compró seis kilos de manzanas al frutero de su barrio… ” y, encima, bastante tengo con los anagramas de Pedro.

Martin (Elijah Wood) es un estudiante norteamericano que se traslada hasta la Universidad de Oxford con el firme propósito de que el célebre profesor de Lógica, Arthur Seldom (John Hurt), sea quien dirija su tesis. Sin embargo, Martin se da de bruces con la reacia actitud del profesor, lo que le lleva a replantearse el verdadero motivo de su viaje, pero algo va a aplazar su regreso a casa.

Gracias a un sublime plano-secuencia (que podría llevar la firma de un gran cineasta de la talla de Alfred Hitchcock), Arthur y Martin descubren el cadáver de Mrs. Eagleton (Anna Massey) en el salón de su casa, lo que dará el pistoletazo de salida en una carrera contrarreloj por desvelar el siguiente símbolo que pueda conducirles al próximo asesinato, llevando a que temas relacionados con la filosofía y las matemáticas entren en escena y le confieran un importantísimo valor añadido a la trama.

Aunque se tratan de crímenes casi imperceptibles, que podrían incluso considerarse muertes naturales, todos ellos vienen acompañados de un mensaje: un signo diferente en casa ocasión que, óbito tras óbito,va dando forma a una serie, cuya lógica deberán descifrar los dos protagonistas.

¿Qué tienen en común una circunferencia o un triángulo? ¿Qué papel juega en cada muerte la teoría del caos, el Tractatus Logicus Filosoficus de Ludwig Wittgenstein, la teoría de códigos, las series numéricas, la geometría fractal, la Conjetura de Fermat y su demostración por parte de Andrew Wiles en Cambridge, el Principio de Incertidumbre de Heisenberg, la Paradoja del Mentiroso o el Teorema de Incompletitud de Gödel?

La respuesta sólo se halla en la propia película, hasta el punto de plantearnos cuestiones como si es posible alcanzar la verdad.

Al margen de todo ello, la presencia de Lorna, interpretada por Leonor Watling, se limita a mostrar su escultural cuerpo sin más juego que el propio de esas escenas, en contraposición con la más que meritoria labor de Beth (Julie Cox) en su personaje de hija ennegrecida por su tensa relación con su madre Mrs. Eagleton.

Otra figura siniestra inquieta al espectador, como es Podorov (Burn Gorman), compañero de despacho de Martin, quien realmente está pasado de “revoluciones”.

Y, por supuesto, detrás de este largometraje dirigido por el español Álex de la Iglesia, se esconde el texto original bajo la novela del mismo nombre, obra del escritor argentino Guillermo Martínez, cuya lectura recomiendo vivamente.

Elijan la opción que elijan espero que disfruten tanto como yo lo he hecho, aunque, en mi caso, por ambas partes (cine y literatura).


6 comentarios:

Yolakanttu dijo...

Cada dia me gusta más como escri- bes, realmente conveces cuando recomiendas algo, potencialo porque verdaderamente es un placer leerte, muchas gracias.

Óscar Delgado Barrientos dijo...

Gracias por tus gracias.

Pero qué recomiendas, ¿leer el libro antes de ver la película o ver la película antes de leer el libro?

Saludos cordiales desde el Mediterráneo. :-)

Óscar Delgado

Alex Sual dijo...

Bueno... nuevos visitantes por estos lares... lo cual supone una motivación extra...

Yolakanttu: gracias por venir a mi humilde buhardilla... Sólo trato de que quienes vengaís a este rinconcito... sintaís un poco de curiosidad por alguna de mis recomendaciones..

Óscar Delgado Barrientos: En primer lugar, gracias por acercarte a esta buhardilla...
Mi recomendación es la de siempre: primero, el libro y luego, la película...
Me encanta tu blog... y tu forma de escribir...
Saludos.... desde el Norte...

Sylvie dijo...

Pues la verdad es que es una peli que me apetece ver muchísimo...

Veo que tus impresiones han sido buenas...así que más me tientas todavía...aunque eso sí, libro y luego peli, yo no lo haría.

besitos.

Pedro dijo...

Me has picado la curiosidad, iré a ver la peli, tal como la pones tiene pinta de ser muy interesante.
¿Cuándo voy a tener la satisfacción de que me resuelvas un anagrama...?
¡Alex no saaabe, Alex no saaabe...!
Ja,ja,ja esto se llama picar a la gente.
Un besote.

Alex Sual dijo...

Sylvie: Sé que normalmentet leer el libro y ver la película nos lleva a decepciones... pero siempre me ha gustado esa opción...
Aunque decidas lo que decidas... espero disfrutes de ambas.

Pedro: ¡¡Ay!!!.. ¡¡Ay!!!... ¡¡¡Ay!!!... Resolveré un anagrama... el día que te presentes al Ultraman... jeje...

Saludos... a todos

 

Design by Amanda @ Blogger Buster