domingo, 20 de enero de 2008

Casa Trabanco. Restaurante-Llagar.

Llevaba ya algún tiempo dándole vueltas en mi cabeza para elegir con qué “delicatessen” inauguraría mi nueva sección de “Delicioses caxigalines” y, finalmente, el horizonte se abrió en estas pasadas Navidades, mientras mis papilas gustativas se deleitaban con los manjares y pócimas que se sirven en Casa Trabanco. Restaurante-Llagar.

En cierto modo era lógico que acabase recurriendo a mi “Asturies” del alma y, sobre todo, a su excelencia culinaria a precios razonables.

Casa Trabanco” está enclavada en un precioso escenario rural (Lavandera), a poca distancia de “Xixón”, si bien llegar hasta allí, por aquellas laberínticas comarcales, resulta todo un desafío para cualquier GPS. Para mí, ese recorrido supone evocar mis mejores recuerdos de infancia, gracias a ese peculiar aroma que se desprende de las entrañas asturianas (verdes prados, coloristas pomaradas, etc...)


En un principio, este establecimiento echó andar como el típico “chigre”, transformándose, poco a poco, en el afamado restaurante-llagar de la actualidad, a través de esa mezcla tan exitosa de sidra y cocina tradicional, erigiéndolo como el ambiente perfecto para cualquier tipo de conmemoración.

Para ello, dispone de dos comedores: el primero, con capacidad para 90 personas, es para servicio de carta; y el segundo se trata de un “llagar”, situado en la planta baja”, con capacidad para 140 comensales (240 de pie), en el que poder celebrar “espichas” u otros acontecimientos.

Aunque ambas estancias tienen su propia personalidad, el “llagar” es mi rincón preferido, por haber vivido esa cultura de siempre. Sus enormes “pipotas” actúan como magníficos espectadores ante las innumerables anécdotas del ayer y del hoy que corren de boca en boca entre los allí presentes, con la inestimable compañía de una fantástica selección de productos (lacón, huevos cocidos, tabla de ibéricos y quesos asturianos, tortillas variadas, empanada de carne, etc...) en la mesa y un “culín” de sidra recién escanciada en la mano. Por supuesto, también se ofrecen otros platos como sus típicos tacos de bacalao (deliciosos) o un chuletón de buey, estrellas absolutas de su menú degustación.

Todo ello me devuelve imágenes de esas “espichas” hogareñas con la familia, los vecinos y los amigos del pueblo en que me críe, bañadas por incesantes regueros de nuestra bebida más popular.

Sin embargo, su selecta carta no se queda atrás con delicias como la fabada con ingredientes “de casa”, todo tipo de potes (previo encargo, en algunos casos), menestra de temporada, ensalada templada de tallarines de calamar con vinagreta de ibéricos, diversos pescados (pixín, rape, bacalao, merluza), escalopines (mi elección siempre acompañados de salsa de queso Cabrales), o postres tan suculentos como el típico arroz con leche, copa de crema de queso con coulis de mango y canutillo crujiente o tarta de queso.

Y siempre regado con la mejor sidra de elaboración propia, con las marcas: Trabanco, manzana seleccionada y Lagar de Camín Brut, siempre en su punto exacto de enfriamiento.

Como decimos en Asturias “quedes bien fartucu”, aunque el primer consejo es que “la sidra hay que saber mearla”, por aquello de que luego hay que volver a la carretera.



Sus datos son: Casa Trabanco. Restaurante-Llagar

- Dirección: Lavandera s/n (Gijón)

- Teléfono: 985-136-462

- Horario: De Martes a Viernes de 14:30 a 16:00 y de 19:00 a 00:30 horas. Sábados y Domingos de 11:30 horas a 00:30 horas.

- Cierre: Lunes, excepto festivos que pasa al Martes (a partir del segundo Domingo de Septiembre y hasta el primer Domingo de Julio cerrado también los Domingos por la tarde)

- Servicios: Parking propio, visitas guiadas al “llagar” para conocer el proceso de fabricación de la sidra (previa reserva para un mínimo de 15 personas, con horario de 12:00 a 14:00 horas y de 19:00 a 21:00 horas), música tradicional en directo fines de semana, catas populares de sidra natural, venta de productos de elaboración propia (sidra natural, sidra varietal, brut de sidra, vinagre de sidra y zumo).

Página de interés: Grupo Trabanco





8 comentarios:

Calle Quimera dijo...

Ya me gustaría ir algún día a esa tierra y disfrutar de su gastronomía.Visité Cantabria,tal vez lo próximo sea Asturies.SALUD¡¡.

Alex Sual dijo...

Querida Calle Quimera... si visitas Asturies... avisa para hacerte un planning gastronómico...
Al margen de eso, tenemos sitios verdaderamente cautivadores...
Un saludo

Soraya dijo...

Alex sual, que maravilla de articulo has escrito, quiero agradecerte encarecidamente porque la familia de mi marido es de Lavandera y estando a tantos kilomentros de distancia, le ha emocionado mucho leerte y saber la evolucion que ha tenido Casa Trabanco.
Desde Peru, un fuerte abrazo y gracias nuevamente.

Soraya

Soraya dijo...

Alex, quisiera preguntarte, tu sabras como se hace la boroña? y cual es el maiz adecuado? Desde Peru intento hacerlo, pero aca hay una variedad de casi 150 tipos de maiz, y no se cual se usa alla.
Por favor, si puedes ayudarme con ello, te quedo agradecida.

Un abrazo,

Soraya

Alex Sual dijo...

Querida Soraya... me alegro que a tu familia le haya gustado este post... sobre la boroña... va a ser que la cocina y yo estamos reñidos... pero trataré de averiguarlo...
Gracias por tu visita... y espero que os siga haciendo disfrutar con el blog....

Yolakanttu dijo...

Me ha encantado tu descripción, y me gusta mucho tu forma de escribir, te he dejado un regalito en mi blog, www.yolakanttu.blogspot.com, muchisimas gracias.

quierodormir dijo...

Acabo de visitar uno de los blogs que visito diariamente, y de golpe, cuando le iba a dejar un comentario, veo debajo de "Enlaces a esta entrada": EN MI BUHARDILLA: Casa Trabanco...
No pude evitar entrar y descubrir tu blog, en Trabanco cebro los cumpleaños de mi hijo con la familia, es uno de mis lugares favoritos, ese donde acabas cuando no se te ocurre un sitio donde ir a comer, cenar, tomar una botellina...
No te perderé de vista a partir de ahora.
Un saludo.

Inmaculada (Adi) dijo...

Cuanto tiempo sin venir a verte... mea culpa.

Ya me gustaría a mi volver a visitar Asturias, es impresionante.

Me enteré de tu nuevo trabajo, enhorabuena. Se que en el mundo laboral, sobre todo en según qué sitios, no se regala nada y estoy segura que te lo has merecido y ganado a pulso. Bien hecho, Olé tus huevos.

Ya se que parece un tópico pero, de verdad, a ver si nos vemos.

 

Design by Amanda @ Blogger Buster