sábado, 3 de noviembre de 2007

¿Nos debe importar la opinión de la gente?

Un viejo y un joven viajaban con un asno. Al llegar a una aldea iban caminando al lado del animal y los niños se rieron al verlos pasar: "Mirad a esos tontos, tienen un asno robusto y van los dos andando. ¡Al menos el viejo podría subirse en él!"

Al escuchar a los niños, el anciano y el muchacho pensaron que deberían seguir el consejo, pues pronto llegarían a otra aldea y no querían que la gente se riera de ellos. Así pues, el viejo se montó en el burro y el joven continuó andando.

Al entrar en el segundo pueblo un grupo dijo: "¡Mirad! El viejo montado en el burro y el pobre muchacho caminando". Pensaron que lo mejor era cambiar las posiciones antes de entrar en la tercera aldea. Fue allí cuando un par de mujeres les criticaron de nuevo:"¡Vaya muchacho más arrogante! Quizás el anciano es su padre o maestro y va caminando, mientras él, a quien le sobran las fuerzas, va cómodamente sentado". Muchacho y anciano se miraron de nuevo desconcertados. ¿Qué podían hacer? Al final de una larga deliberación decidieron montarse ambos en el burro.

Era día de mercado y los comentarios se sucedían a su paso: "¡Mirad qué gente tan cruel! El pobre burro está casi muerto por soportar tanto peso, ¡mejor harían cargándolo ellos sobre sus hombros!"

Discutieron otra vez y optaron por llevar al burro a cuestas, pues de otra manera pensaban que la gente les llamaría tontos. Cortaron un tronco largo y flexible, ataron al burro de las patas y lo colgaron del tronco, que llevaban entre ambos. El pobre animal trató de escapar, pero viejo y muchacho no pararon hasta conseguir transportar al burro de esa guisa. Fue cuando estaban cruzando un puento cuando una multitud se reunió a su alrededor: "¡Vaya par de estúpidos! ¡En vez de montar en el burro lo llevan a cuestas!"

El burro, con tanto jolgorio, se puso tan inquieto que saltó y cayó al río muriendo al instante. Ambos bajaron junto al animal muerto, y entonces el anciano habló al muchacho, Y es que el anciano era un maestro que creaba situaciones, ya que creía que para aprender algo de verdad se tenía que presentar la situación. "Mira, así como el burro está muerto, estarás muerto si escuchas demasiado la opinión de los demás. Son muchos y cada uno tiene su pensamiento, por lo que dirán siempre cosas diferentes. Si escuchas a los otros en lugar de a ti mismo, siempre irás de un lado a otro sin rumbo propio. Escucha tu voz interior y muévete de acuerdo con ella."

Cuento tradicional indio

7 comentarios:

Calle Quimera dijo...

Ya has contestado a la pregunta. De todas formas está bien escuchar,eso sí,sacando uno mismo las conclusiones.Por otra parte decir que personalmente me cuesta mucho escuchar "mi voz interior",posiblemente me asuste al ver mi verdad.Salud¡¡
PD:Buena música.

Pedro dijo...

Me gusta saber la opinión de los demás, pero no es determinante a la hora de la verdad.
Lo realmente importante es lo que me dice mi corazón y sobre todo mi conciencia, esta está por encima de normas sociales y opiniones ajenas y es la que me permite vivir en paz conmigo mismo.

Manuel Rubiales Requejo dijo...

Procurar vivir con coherencia a lo que dicta mi interior, lo que sea que habita por mis adentros, es mi máxima. Aunque a veces claudico, pero no por el que dirán, más bien por pecadillos inconfesables.

Miguel Schweiz dijo...

Alex, a la luz de tu candil... en la atmósfera que has creado en tu buhardilla, me gusta escribirte.

Como verás he estado leyendo los dos blogs. Empecé con éste y me quedé como te dije antes; después fui al otro... y me dejó tiritando. No sé realmente si se trata de ti misma o del diario de una depresión. De todas formas, un estremecimiento se me pegó y se ha alojado estos días pensando en ello. Si fueras tú... quisiera brindarte mi apoyo, pero no con palabras que sé que no conducen a nada, sino a través de la comunicación, de hecho a hecho, no sé cómo, pero cuenta conmigo. Ya te digo, quizás sólo esté especulando y no se trate de ti, en caso de que sí, aquí estoy...

Ya sé que me he ido del contexto de este post, pero tenía que resumir; con respecto a éste, es una historia que enseña mucho; yo no me quedaría con los extremos... escuchar sí, y reflexionar luego sobre todo lo dicho para añadirlo a tus propias ideas.

Te agregué a mis enlaces y actualizaciones y ya sabes, cuenta conmigo sentado en esa butaca desde el fondo a la derecha .

Un fuerte abrazo

Alex Sual dijo...

En primer lugar, gracias por vuestros comentarios.
Para Calle Quimera: Todos sentimos miedo al escuchar nuestra voz interior, la que nos dice realmente cómo somos. Nos cuesta aceptar la imagen que vemos en el espejo en muchas ocasiones, pero vivir pendientes del "qué dirán" no sirve para nada.
Para Pedro M.B.: Acepto tu moción. Lo fundamental es que hagamos lo que hagamos nuestra conciencia no nos esté golpeando continuamente. Seguir nuestro propio camino no es sencillo, pero seguir el que marcan los demás no es vivir por nosotros mismos.

Para Manuel Rubiales Requejo: Todos tenemos nuestros "pecadillos", la cuestión es no hacer daño a nadie.

Para Miguel Schweiz: Bienvenido a mi buhardilla. Creo que las opiniones de los demás han de contar en la justa medida, siempre que sean constructivas, pero debemos guiarnos por nuestros propios dictados.
Sobre el otro blog, sí, Miguel, es mi historia, la real. Es mi diario, mis momentos y mis sufrimientos. Gracias por tu apoyo...

A todos, nos seguiremos viendo por estos lares... cibernéticos...

Soraya dijo...

Hola Alex, te dire que a mi si que me gusta saber la opinion de los demas, pero por saber, ya que dado el momento es mi corazon y sobretodo mi intuicion que decide.

Alex, estoy muy impactada por tu otro blog, te dejara una nota alla, y recibe un abrazo.
Me ha gustado tanto tu blog, que te enlazare en el mio.
Un abrazo,
Soraya

Inmaculada dijo...

Tengo la fortuna de tener personas a mi alrededor cuya opinión es muy importante para mí, a las que escucho y con las que discuto muchos temas, en unos estamos de acuerdo y en otros no, pero mi personalidad, mi carácter y mi manera de ser son algo de lo que yo, exclusivamente, soy responsable. Creo que las personas debemos ser fieles a nosotros mismos, sin dejar de tener en cuenta que vivimos rodeados de gente con sus propias maneras de pensar y este equilibrio es algo muy dificil de mantener en muchas ocasiones. A grandes rasgos mi lema es "vive y deja vivir".

 

Design by Amanda @ Blogger Buster